Grupo de Niños: Amiguitos de Jesús

Grupo de Niños.jpg

La Comunidad Matrimonial Alegría cuenta con un grupo para Niños de 5 años en adelante, llamado "Amiguitos de Jesús" el cual se reune en el mismo horario que las Asambleas Comunitarias, los viernes a las 7:30PM en la Iglesia San Juan Eudes del Barrio Minuto de Dios. Ellos tienen su propia reunión donde orientados por parejas de la comunidad, realizan actividades propias de su edad y tienen esa primera experiencia de un Jesús niño, amigo que los ama y quiere compartir su vida con ellos. Es un espacio único ya que junto con sus padres están realizando un solo caminar en la búsqueda de Jesucristo.

Grupo de Jóvenes: Sabor a Cristo

Sabor a CristoEl grupo Sabor a Cristo es un espacio dedicado a jóvenes y adolescentes de 12 años en adelante, que junto con sus padres asisten a la Comunidad y particularmente a las asambleas comunitarias de todos los viernes en la Iglesia San Juan Eudes del Minuto de Dios.

Sabor a Cristo tiene su propia reunión donde los jóvenes en un espacio y lenguaje más adecuados comparten entre ellos y viven también la experiencia de conocer y encontrarse con un Jesús vivo que también se hizo joven y con el cual pueden identificarse.

Este grupo lleva aproximadamente 25 años viendo como jóvenes de todas las edades tienen una primera experiencia personal de encuentro con Jesucristo, que cambia sus vidas y los motiva a seguir adelante en su camino personal de vida cristiana.

Sabor a Cristo, al igual que el grupo de niños Jesús mi mejor Amigo, se presentan como oportunidades privilegiadas que ofrece la Comunidad Alegría para realizar toda una experiencia en Familia, tanto padres como hijos, de vivir juntos la alegría de la renovación familiar.

A lo largo del año Sabor a Cristo realiza varias actividades, como el Encuentro Anual de Jóvenes, que es una experiencia de un día dedicados al compartir, la oración, la música, la enseñanza y diferentes actividades orientadas a tener una experiencia nueva de Jesús en sus vidas.

También se realizan durante el año varias misiones o actividades de evangelización, encaminadas a ponerse en acción y ser también un grupo que aporta a la Iglesia su grano de arena para la construcción del reino de Dios, llevando a otros la buena noticia de un Jesús joven que los ama.

Director

Padre RAÚL TÉLLEZ V.

 

Es presbítero de la congregación de Jesús y María (Padres eudistas) Realizo estudios filosóficos en el seminario Valmaría de Bogotá, estudios teológicos de pregrado y posgrado en la pontificia Universidad Javeriana de Bogotá (Colombia) y se doctoró en teología moral en la Academia Alfonsina del instituto superior de teología moral en Roma en 1995. Ha prestado diversos servicios como formador y rector de varios seminarios eudistas y diocesanos y en la obra del "Minuto de Dios" acompaña procesos de reconciliación y de renovación espiritual de parejas desde hace 18 años. Es el director espiritual de la Comunidad Matrimonial "Alegría" y de los Encuentros de Renovación Matrimonial. Ha acompañado procesos de pastoral familiar en varias diócesis y comunidades matrimoniales de América Latina.Autor del libro

LA ESPIRITUALIDAD CONYUGAL EN PERSPECTIVA LATINOAMERICANA A LA LUZ DEL MAGISTERIO CONCILIAR Y PONTIFICIO MÁS RECIENTE

Servidores

La Comunidad Matrimonial Alegría está conformada por un grupo de parejas las cuales están guiadas, respaldadas y asesoradas por el sacerdote Eudista Raúl Téllez, quien acompaña a la comunidad desde el inicio. Este grupo de personas busca el fortalecimiento del vínculo conyugal y familiar a la luz del Evangelio, ofreciendo una formación espiritual y eclesial a las parejas que conforman la Comunidad, para lograr la excelencia en sus actividades evangelizadoras y en su vida familiar.

Además de la formación recibida, la comunidad está apoyada por un grupo de profesionales que prestan diferentes servicios a las parejas: Asesoría Espiritual, atención psicológica en sus diferentes especializaciones; asesoría de familia y atención especializada para casos de alcoholismo y drogadicción, asesoría canónica, jurídica y psiquiátrica. Estos servicios están dirigidos a parejas en dificultades o con deseos de mejorar, novios, jóvenes, parroquias, grupos de oración, colegios, empresas, personas con problemas de adicción y toda persona que desee tener una experiencia de cercanía a Jesucristo.

Director:

Padre Raúl Téllez

Representante Legal:

Sra Zunilda Zuleta

Consejo:

Sr. Fabio Sánchez
Sra Marlen de Sánchez
Sra Himelda de Perdomo
Sr Álvaro Perdomo
Sra Amanda de Pérez
Sr. Fernando Pérez
Sra. Graciela de Sánchez
Sr. Álvaro Sánchez
Sra. Zunilda Zuleta
Sr. Norman Baquero

Consagrados:

20 parejas de servidores de la comunidad

Servidores:

40 parejas de la comunidad

Psicólogos:

5 Psicólogos

Abogado de Familia:

Vicente Melo

Abogado Canónico:

Fredy Vargas

Asesores y orientadores:

10 personas servidores de la comunidad

Qué es la Comunidad Matrimonial Alegría?

La historia de la Comunidad Matrimonial “Alegría”  se remonta  al día 17 de mayo de 1985.  El Padre Diego Jaramillo convocó a un seminario  de discipulado a 72 personas.  De esta reunión salió un grupo conformado por 17 parejas que querían comprometerse en la evangelización de la familia al estilo de la Renovación Carismática.  Estas parejas provenían de la comunidad “Tierra Nueva” y “Nueva Alianza” y otros grupos de oración.  

El nombre de alegría lo colocó el mismo  P. Rafael García Herreros que ante la pregunta por un nombre para la comunidad, dijo: “ésta comunidad se llamará Alegría porque debe ser la alegría para muchos hogares”. Y ciertamente sus palabras la podemos recordar hoy como un anuncio profético de la bella y gran misión que le esperaba a una comunidad que con el paso de los años se convertiría en la responsable de la pastoral familiar en el Minuto de Dios.

Lo primero que hicieron las parejas pioneras fue adaptar la experiencia del “Encuentro Matrimonial” a la espiritualidad y estilo propio  de la Renovación Carismática Católica.  Lo que se buscaba era responder al desafío de la evangelización de muchos matrimonios que participaban en los grupos de oración y querían hacer de su vivencia matrimonial y familiar una escuela de santidad.  Algunos participan individualmente en los grupos y anhelaban vivir un seguimiento en pareja de la persona de Jesucristo.  Los Encuentros de Renovación Matrimonial iniciaron el 5,6 y 7 de agosto de 1985 en la finca "Tranquilandia" en Santandercito (Cundinamarca).  

Estos encuentros nacen como una respuesta clara y concreta de la Renovación Carismática Católica a la creciente necesidad de la familia de ser evangelizada y acompañada con un amplio pastoreo en las áreas de mayor conflicto del hogar mismo.  La esencia del Encuentro de Renovación Matrimonial descansa en la profunda experiencia que muchos hogares de hoy tienen del amor de Dios, de la salvación en Jesucristo y de la fuerza del Espíritu Santo que los impulsa a proclamar el evangelio del amor conyugal, en donde la presencia de Cristo Resucitado se hace como en la Eucaristía, culmen y fuente de la vida del hogar.  

El anuncio de este evangelio es a la vez denuncia de todo aquello que atenta contra la unidad y la estabilidad de la institución básica, la célula de la Iglesia y de la sociedad, creada y bendecida por Dios mismo.  Para nadie es un secreto que en la actual coyuntura social y política, la familia, como institución, tiene que resistir al ataque tanto de ideologías, como de normas jurídicas que quisieran menguar y destruir esta institución que hace parte del plan de Dios, al crear al hombre a su imagen y semejanza como “varón y mujer” (cfr. Gen 1,27), ratificado por Cristo, “lo que Dios ha unido que no lo separe el hombre” (Mt 19,6).  En estos 25 años de camino, el Encuentro  de Renovación Matrimonial en el “Minuto de Dios” es en un testimonio claro para el mundo actual de que Dios hace posible el milagro del amor, de la reconciliación y la reconstrucción de los hogares de hoy y de siempre.

La Familiaris consortio (n. 19) afirma al respecto: “el don del Espíritu Santo es mandamiento de vida para los esposos cristianos y al mismo tiempo impulso estimulante, a fin de que cada día progresen hacia una unión cada vez más rica entre ellos a todos los niveles –del cuerpo, del carácter, del corazón, de la inteligencia y voluntad del alma-, revelando así a la Iglesia y al mundo la nueva comunión de amor donada por la gracia de Cristo.

 

No solo parejas, también familias!