Estimada pareja y familia:

Que la paz y el amor de nuestro Señor Jesucristo estén colmando sus vidas y su hogar.

Hoy quiero llegar a cada uno de ustedes para recordarles el significado y valor de nuestras Casas y pedirles una ofrenda especial para la nueva sede de la Casa “Alegría”.

En el lenguaje bíblico, la casa es el lugar donde el hombre vive sus compromisos fundamentales: la vida, el amor, la felicidad, el trabajo, las pruebas, las relaciones y la socialización.  Para el Evangelio la CASA es un lugar primario de la evangelización, como lo insinúan las mismas palabras de Jesús: “Zaqueo, baja enseguida, que hoy tengo que hospedarme en tu casa” (Lc 19,5).

Zaqueo escucha y obedece: “Bajo rápidamente y lo recibió muy contento”.  La casa de Zaqueo se transformó en la “Casa de la Alegría”, porque allí se vivió el encuentro profundo con Jesucristo.  Podríamos afirmar que  La Alegría de Dios,  -“les digo que lo mismo se alegrarán los ángeles de Dios por un pecador que se arrepienta” (Lc 15,10)- se hace la alegría del hombre. Es la salvación de la casa, no sólo de Zaqueo sino de todo su entorno familiar y de trabajo. La salvación consiste en acoger la Palabra de Dios y, obedeciéndola, cambiar el corazón.

Por eso Zaqueo se “pone en pie”, signo de la resurrección. Esta palabra indica que hay un surgir, un abandonar la muerte y dar señales de vida plena y recuperada: su corazón cambia, su visión de la riqueza, del otro, del hermano es distinta: “Mira, Señor, la mitad de mis bienes se la doy a los pobres, y a quien haya defraudado le devolveré cuatro veces más” (Lc 19,8).

El proyecto de  vida de Zaqueo ya no es marcado por las ambiciones e injusticias, sino por la solidaridad y el compartir en justicia y caridad.   Todo este acontecimiento que cambia y transforma a Zaqueo y a toda su familia se ha vivido en su propia casa. Por eso Jesús les dice: “Hoy ha llegado la salvación a esta casa” (Lc 19, 9). Ese hoy de la salvación ha significado pasar de la dureza y de la injusticia al respeto y al amor.  Y los primeros beneficiados son la esposa y toda la familia de Zaqueo.

En el Minuto de Dios tenemos una pequeña “Casa Alegría” para el encuentro y la escucha en el nombre de Jesús, el Maestro de la vida, del amor y del perdón. Esta casa es el lugar de encuentro y de reconciliación como en el caso de Zaqueo para muchas parejas y familias que llegan muy necesitadas de que Jesús pase por sus vidas y se hospede en sus hogares. Cada uno llega con su propia carga de heridas y sufrimientos, fruto de la experiencia  de  errores y de actitudes en que falta el amor de Dios y tal vez sobra el amor egoísta con detrimento de su familia y de su entorno.

Quisiéramos agrandar “Casa Alegría” comprando la casa de enseguida que nos están ofreciendo.  Por eso hoy estoy tendiendo la mano a todos ustedes que han recibido de una manera u otra el beneficio de este lugar pensado para la Pastoral Familiar Carismática del Minuto de Dios y a cargo de la fundación Comunidad Matrimonial “Alegría”.

Estoy seguro que no me van a dejar sólo en este importante proyecto. Les pido que hagan sus donaciones a la cuenta de ahorros de DAVIVIENDA No. 0040 00163255 a nombre de la Fundación Matrimonial Alegría.

Ustedes que reconocen la importancia de ofrecer más y mejores servicios en nuestra Casa Alegría, no demorarán en responder a esta llamado.  Las personas y empresas que hagan donaciones significativas pueden también pedir su certificado oficial de la fundación para la debida exención de impuestos.

Espero que hagan conocer este proyecto entre sus familiares, amigos y tantas personas y parejas que se puedan sumar a esta iniciativa por la salvación de nuestras familias.

Los recuerdo a todos en mi oración y los entrego a los corazones amantes de Jesús y de María,

P. Raúl Téllez V. CJM

Director Pastoral Familiar “Minuto de Dios”

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

 

AddThis Social Bookmark Button

No solo parejas, también familias!